Helena, de Madrid
Helena, de Madrid
« La EaD permite formarse a nivel universitario a su ritmo, sin renunciar a sus actividades.  Se puede elegir las asignaturas, descubrir la teología según las posibilidades de cada uno. La enseñanza a distancia me ha permitido acceder a la teología, una disciplina que anteriormente no conocía en absoluto. »
Fidy, de Toulouse
Fidy, de Toulouse
« Estudiaba la teología después de mi horario de trabajo.  He estudiado así durante dos años, es un ritmo exigente pero fácilmente conciliable con la vida profesional.  Con la enseñanza virtual, los estudiantes a distancia se sentirán menos solos: podrán comunicar mejor entre ellos y con los profesores. La Enseñanza a Distancia digital es una ventaja para la enseñanza de la teología: la teología se vuelve más accesible, más fácil de leer, más abierta sobre el mundo. »
Diane, de Givors
Diane, de GivorsAsistente social para la infancia y madre de tres niños
« Estudiante a distancia desde hace dos años, se me hace a veces difícil organizarme. Pero la EaD se adapta a mi ritmo de vida. Puedo conciliar mi vida profesional y familiar con mi vida de aprendizaje. Con la EaD digital, el IPT se moderniza et me alegro por ello. ¡Por fin se tiene en cuenta la realidad del aprendizaje hoy en día! »
Alain-Georges, de Lyon
Alain-Georges, de LyonProfesor de derecho y padre de tres niños pequeños
« La enseñanza a distancia es una forma de descentralización: no se trata de una descentralización a distancia pero de una descentralización de los medios de acceso al conocimiento. La EaD digital constituye una oportunidad para el IPT : ganamos en flexibilidad y en reactividad. La EaD es un medio de hacer llegar la teología a más personas. Con la  EaD digital, el IPT no está a contracorriente en el progreso de los instrumentos universitarios. »